Hoy, a través de una de las listas de correo en las que estamos suscritos, nos ha llegado una imagen de un interesante artículo escrito por Vicente Blasco Ibáñez en el diario “El Pueblo” el 14 de noviembre de 1898, con el título “La Liga Valenciana”. creemos que viene a colación en un día como hoy extractar algunos párrafos para la reflexión.

La Liga Valencia - Blasco Ibáñez - El Pueblo

Clicando en la imagen se accede al documento completo

Para poder reflexionar adecuadamente sobre el texto indicado es importante contextualizar el momento histórico en el que está escrito, en noviembre de 1898, año en el que se perdieron las colonias de Cuba, Filipinas, Puerto Rico… Siendo rey de España Alfonso XIII de Borbón.

Extraemos algunos párrafos sobre los que creemos merece la pena reflexionar un día como hoy, 9 d’Octubre, día de la Comunidad Valenciana.

La gran catástrofe nacional que acabamos de sufrir, obra más de la impericia de los directores de la política encastillados en una absurda centralización que del pueblo español, ha hecho que todo el país ansíe regenerarse, lavando con una nueva vida de prosperidad, moralidad y justicia todas las tristezas e infortunios de la presente época…

 

Nuestros gobernantes son los principales autores de la desgracia nacional.

 

¿Y cómo subsisten esos gobernantes? Su único punto de apoyo está en la ignorancia del país y en el predominio del caciquismo, la más terrible plaga de nuestra política, que corrompe la justicia y el sufragio é impide el progreso material.

 

La absurda centralización que convierte a Madrid en pólipo que absorbe todos los jugos de la vida nacional, es madre amorosa que nutre y agranda el caciquismo, la ignorancia y la holgazanería, esas tres divinidades negras en cuyo culto desfallece y agoniza España.

 

Por esto, si nuestro país ha de regenerarse, le es preciso atacar la centralización, vigorizándose con la vida del regionalismo…

 

Urge que todos los valencianos, sin distinción de color político ni de conciencia, nos agrupemos…

 

…Si todos los valencianos, desde nosotros los republicanos más avanzados hasta los monárquicos más reaccionarios, en unión de los indiferentes en política que son los más, y del comercio y la industria, nos estrecháramos, formando un solo cuerpo para la defensa de los intereses regionales…

 

Separados unos de otros por la diversidad de creencias, hay una cosa que nos une a todos; el amor á la tierra en que nacimos, la igualdad de la lengua, el afecto intenso a la ciudad, poblada por los recuerdos de nuestra vida.

 

La solidaridad de los catalanes debía servirnos de ejemplo. En sus relaciones con el poder central, Cataluña logra siempre cuanto se propone. ¿Por qué? Porque arde allí como fuego inextinguible un vigoroso sentimiento de regionalismo; porque todos los representantes de aquel país catalanes son…

 

Por comunidad de historia y de dialecto y por simpatías personales, he tratado mucho a los representantes que Cataluña tiene en Cortes. Son muchos y sin embargo todos ellos son catalanes… Yo lo he visto unidos á todas horas, desde mis compañeros los diputados republicanos, hasta los más conservadores, olvidados de sus diferencias políticas para pensar únicamente en Cataluña y trabajar por ella como se trabaja por una madre… y así se ve Cataluña próspera y atendida.

 

Aquí, ¡triste es decirlo! hemos sido siempre tan imbéciles que en las cuestiones puramente regionales que no afectan a la política nos acordamos de que tenemos estas ó las otras creencias, sin pensar que por encima de todo esto se halla el hecho de ser valenciano.

 

¿Tiene esto sentido común? ¿Debe continuar por más tiempo este estado, gracias al cual los valencianos, divididos por cuestiones nacionales, no atendemos á las regionales que tanto nos interesan?

 

VALENCIA PARA LOS VALENCIANOS, y valencianos son no sólo los nacidos en este suelo, sino los que en él residen para siempre, los que aquí crearon familia y afecciones, pues la patria no está donde se nace, si no donde se deposito el corazón.

Escrito en noviembre de 1898… para reflexionar.