Primero que nada expresar nuestras condolencias a todas aquellas personas que les haya fallecido algún familiar o amigo.

Esta dichosa pandemia que tanto dolor y muerte nos ha traído parece que ya está remitiendo.

A los miembros del Triángulo Palmira Luz nos pilló la orden de confinamiento en pleno desarrollo del mismo y ni que decir tiene que se paralizaron todas las actividades que teníamos previstas, desde nuestras propias reuniones físicas hasta la presentación oficial del Triángulo. Ahora toca, poco a poco, retomar el trabajo masónico hasta volver a la normalidad o a eso que algunos llaman «nueva» normalidad.

El trabajo masónico no puede ser de otra manera mas que presencial, en la Logia. Es la práctica del Rito y el diálogo directo lo que da sentido a nuestro trabajo. Aún habrá que esperar un poco pero ya estamos preparándonos para el retorno.

Durante estos días de confinamiento no hemos perdido el contacto entre las Hermanas y Hermanos del Triángulo Palmira Luz de Valencia y nuestra Logia de pertenencia, la Logia Mediterrània de Barcelona. Los medios tecnológicos de que se dispone hoy en día nos han permitido estar comunicados. Desde llamadas telefónicas, emails, Whatsapp… hasta vídeo conferencias, de estas últimas hemos realizado varias, que si bien no han sustituido al trabajo en Logia nos han permitido «vernos» e ir avanzando en algunos temas.

Nuestra propia Organización, la Gran Logia Simbólica Española (GLSE), ha organizado varias conferencias por vídeo conferencia, abiertas a todas las Hermanas y Hermanos.

Los masones y mas los mediterráneos, somos muy dados a los besos y a los abrazos cuando nos vemos, sabemos que será duro el primer reencuentro, habrá que tener paciencia, pero volveremos, estamos volviendo ya, a la normalidad.